Demócratas mostraron una fuerza sorprendente en batallas clave y el Partido Republicano tendrá menos victorias que las anticipadas

El control de ambas cámaras del Congreso se mantiene en la línea el miércoles por la mañana después de que los demócratas mostraran una fuerza sorprendente en contiendas clave en el campo electoral, según reportó The Washington Post.

Los republicanos necesitaban arrebatar cinco escaños a los demócratas para retomar la Cámara y siguen siendo favoritos para obtener la mayoría después de ganar algunos distritos específicos.

Los esfuerzos republicanos para aprovechar la ira por la inflación y el crimen y atacar profundamente el territorio demócrata se encontraron con una reacción violenta por las nuevas restricciones al aborto y las preocupaciones sobre el extremismo republicano.

A diferencia de las elecciones intermedias anteriores, que provocaron cambios masivos en el poder político de Washington, las elecciones de este año podrían encaminarse hacia un cambio modesto.

El Senado dividido equitativamente permaneció en juego ya que ambos partidos se aferraron a estados competitivos.

Hasta el momento, tanto demócratas como republicanos habían asegurado 48 escaños en el Senado.

Los demócratas arrebataron un escaño crucial en Pennsylvania, dificultando el camino de los republicanos para recuperar la mayoría, mientras mantuvieron New Hampshire y Colorado.

En Pennsylvania, el vicegobernador demócrata John Fetterman derrotó al candidato republicano Mehmet Oz, un famoso médico, en una reñida carrera por el puesto que ocupaba el senador republicano retirado Patrick J. Toomey,

Los republicanos se aferraron a Ohio y Carolina del Norte. Las contiendas en Georgia, Nevada y Arizona, donde los republicanos esperaban intercambiar escaños, no estaban resueltas hasta el miércoles por la mañana.

La batalla por el Senado estaba destinada a convertirse en un día de morderse las uñas el miércoles temprano, con carreras en dos estados occidentales clave que probablemente no se decidirían hasta finales de esta semana.

Al comienzo de la noche, los republicanos tenían grandes esperanzas de recuperar el control de la cámara alta del Congreso y necesitaban una ganancia neta de solo un escaño para hacerlo.

A medida que avanzaba la noche, las actitudes del Partido Republicano se volvieron más pesimistas, ya que las victorias pronosticadas todavía estaban demasiado cerca para definirse horas después de que cerraron las urnas, y las carreras en las que los republicanos pensaron que tenían una oportunidad resultaron estar fuera de su alcance.

Continúan demasiadas contiendas sin definir para proyectar qué partido controlará la Cámara o el Senado.

Las contiendas por el Senado que siguen sin definirse son Wisconsin, entre el Senador republicano Ron Johnson y el demócrata Mandela Barnes; Georgia, entre el Senador demócrata Raphael G. Warnock y republicano Herschel Walker. Arizona, entre el senador demócrata Mark Kelly y el republicano Blake Masters; y Nevada, entre la senadora demócrata Catherine Cortez Masto y el republicano Adam Laxalt.

Se proyectó que los republicanos J.D. Vance de Ohio y el representante Ted Budd de Carolina del Norte ganarían sus carreras por el Senado, defendiéndose de los esfuerzos demócratas para cambiar esos escaños.

También se proyectaba que los senadores Maggie Hassan (New Hampshire), Michael F. Bennet (Colorado) y Patty Murray (Washington) ganaran la reelección, manteniendo esos escaños en manos demócratas.

En una noche fuerte para los gobernadores en ejercicio, se proyectó que la demócrata Gretchen Whitmer de Michigan ganaría un segundo mandato.

También se proyectaba que ganarían las demócratas Kathy Hochul de Nueva York, Michelle Lujan Grisham de Nuevo México y Janet Mills de Maine, junto con el gobernador republicano de Georgia, Brian Kemp.

En Pennsylvania, se proyectaba que ganaría el demócrata Josh Shapiro, derrotando al republicano Doug Mastriano.

Los estrategas de ambos partidos dijeron que esperaban que los republicanos recuperaran la Cámara una vez que se contaran todos los votos, pero las conversaciones sobre una barrida masiva del Partido Republicano casi se habían evaporado.

Nancy Pelosi, presidenta demócrata en la Cámara de Representantes señaló en un comunicado: “Si bien muchas contiendas siguen siendo demasiado reñidas, está claro que los miembros y candidatos demócratas de la Cámara están superando con creces las expectativas en todo el país”, dijo en un comunicado.