Estadounidense que lideró batallón de ISIS integrado por mujeres y niñas es sentenciada a 20 años

La estadounidense Allison Fluke-Ekren fue sentenciada a 20 años de prisión luego de liderar un batallón del grupo Estado Islámico formado exclusivamente por mujeres cuando vivía en Siria. Se trata de la pena máxima posible, después de que sus propios hijos la denunciaran ante los tribunales y detallaran el maltrato que les propinó.

Allison Fluke-Ekren, de 42 años, admitió que dirigió el batallón Khatiba Nusaybah, en el que unas 100 mujeres y niñas, algunas de apenas 10 años, aprendieron a usar armas automáticas y detonar granadas y cinturones suicidas.

Según documentos judiciales, también conocida como Allison Ekren, Umm Mohammed al-Amriki o Umm Mohammed, la  exresidente de Kansas, viajó al extranjero y, desde septiembre de 2011 o alrededor de esa fecha hasta mayo de 2019, involucrada en actos terroristas en múltiples países, incluidos Siria, Libia e Irak.

Durante la audiencia de sentencia, el Tribunal incorporó al expediente dos cartas separadas presentadas por la hija adulta y el hijo adulto de Fluke-Ekren, quienes escribieron sobre haber sido abusados ​​por Fluke-Ekren, comenzando en Kansas y continuando en el extranjero cuando eran menores de edad.

El gobierno también reprodujo grabaciones de audio de conversaciones telefónicas de enero de 2021 entre Fluke-Ekren y su hija, donde le indicó que borrara los mensajes compartidos entre ellos para garantizar que Fluke-Ekren pudiera seguir evadiendo la captura en Siria, y alentó a su hija a abandonar los Estados Unidos.

Además, la hija adulta de Fluke-Ekren entregó una declaración sobre el impacto de la víctima en la corte describiendo el abuso severo que infligió en Siria, incluida la coacción para que se casara con un combatiente de ISIS, quien luego la violó cuando solo tenía 13 años.

En suma, mientras residía en Siria, Fluke-Ekren le contó a un testigo su deseo de realizar un ataque en los Estados Unidos. Para llevar a cabo el ataque, explicó que podía ir a un centro comercial en los Estados Unidos, estacionar un vehículo lleno de explosivos en el nivel del sótano o estacionamiento de la estructura y detonar los explosivos en el vehículo con un teléfono celular.

Fluke-Ekren también habló sobre aprender a fabricar bombas y explosivos; además, consideraba que cualquier ataque que no matara a una gran cantidad de personas era un desperdicio de recursos.