Se dispara el precio de la energía en el Reino Unido

El conflicto bélico que prevalece entre Rusia y Ucrania continúa registrando un daño colateral en las economías de varios países europeos ante el aumento en el precio de la energía.

De manera premeditada, el gobierno encabezado por Vladimir Putin ha disminuido el envío de gas hacia a las naciones del Viejo Continente en desacuerdo con su política y al haber menos oferta de energéticos su precio se ha disparado.

Este viernes, los británicos recibieron una desagradable noticia del regulador energético británico (Ofgem), pues a partir del 1 de octubre el precio máximo de la energía que las compañías del sector podrán cobrarles a sus hogares será de £ 3,549 libras ($4,163.33 dólares), lo que supone un alza del 80% frente al actual límite.

El precio máximo es actualmente de £ 1,971 libras ($2,312.18 dólares) al año por hogar.

Bajo este escenario, se prevé que este fuerte incremento dispare aún más la inflación interanual británica, la cual actualmente se sitúa en 10.1%, pero que podría llegar al 13% o más a finales de año.

Huelgas en demanda de incrementos salariales

La crisis del costo de la vida ha provocado numerosas huelgas de distintos sectores, entre ellas la de Correos británicos, de estibadores o de los trabajadores ferroviarios, en demanda de aumento salarial para hacer frente a esta situación.

El precio fijado para la energía estará en vigor hasta el 31 de diciembre, cuando se establecerá la nueva tarifa.

El exponencial incremento energético coincide con la ausencia de medidas concretas por parte de un Gobierno todavía carente de un primer ministro que sustituya a Boris Johnson, pues será hasta el próximo 6 de septiembre, cuando se defina si Lis Truss o Rishi Sunak asumirán el cargo.

Al respecto, Jonathan Brearley, consejero delegado de Ofgem, recalcó la urgencia de que se adopten las medidas pertinentes para frenar el aumento en el costo de la energía.

“Sabemos el enorme impacto que este aumento de precio máximo tendrá en los hogares de Reino Unido y las decisiones difíciles que los consumidores tendrán que tomar ahora. Hablo con los clientes regularmente y sé que las noticias de hoy serán muy preocupantes para muchos”, enfatizó.

Lo peor de la situación es que si la guerra en Ucrania se extiende hasta el final de año, con la llegada del invierno la falta de energéticos en Europa podría empeorar y de ser así otros aumentos resultarían inminentes.