Trump en problemas por llamar a “cancelar” la Constitución; Pence se suma a las críticas

El expresidente Donald Trump se fue de boca o, mejor dicho, se le pasaron los dedos en el teclado y publicó en su red social que la Constitución de EE.UU. debería ser “cancelada”, luego del reporte de Twitter sobre la aplicación irregular del veto y violaciones a la Primera Enmienda.

Las críticas a Trump llegaron de varios lados, incluidos congresistas republicanos y demócratas, quienes están en desacuerdo con el exmandatario.

Incluso el exvicepresidente Mike Pence se lanzó contra el expresidente.

“Todos los que sirven en un cargo público, todos los que aspiran a servir o volver a servir deben dejar en claro que apoyaremos y defenderemos la Constitución de los Estados Unidos”, dijo Pence en una entrevista radiofónica en WVOC en Columbia, Carolina del Sur.

Twitter dio a conocer un reporte sobre el veto a varios personajes públicos y las acciones de exadministradores de esa red social para suprimir el reporte sobre el escándalo de Hunter Biden.

Trump consideró que el reporte dejaba claro que hubo una especie de “complot” para beneficiar al presidente Joe Biden, retomando sus infundados reclamos de fraude electoral.

“Un fraude masivo de este tipo y magnitud permite la terminación de todas las reglas, regulaciones y artículos, incluso los que se encuentran en la Constitución”, publicó Trump en Truth Social.

El exmandatario incluso sugirió que debería haber una nueva elección o que él debería ser declarado el ganador.

La Casa Blanca también se sumó a las críticas, a través del portavoz Andrew Bates.

“Todos los presidentes y todos los miembros del Congreso juran ‘defender’ la Constitución de los Estados Unidos”, dijo. “Pedir a los miembros del Congreso que reafirmen su juramento en el cargo y defiendan la Constitución no debería ser un trabajo pesado. Los republicanos del Congreso deben hacerlo de inmediato, en lugar de negarse repetidamente a responder la pregunta más básica”.

Algunos republicanos alzan la voz

Bates lanzó sus críticas a la mayoría de los republicanos por no expresar su rechazo, aunque algunos han lanzado severas críticas a Trump.

“Sugerir la terminación de la Constitución no es solo una traición a nuestro juramento para el cargo, es una afrenta a nuestra República”, tuiteó la senadora republicana Lisa Murkowski (Alaska).

A ella se sumó la representante Liz Cheney (Wyoming), vicepresidenta del Comité Selecto que investiga el ataque al Capitolio el 6 de enero por parte de seguidores MAGA.

“Ninguna persona honesta puede ahora negar que Trump es un enemigo de la Constitución”, dijo Cheney.

Además de la Casa Blanca, del lado demócrata, el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (Nueva York), recordó que Trump cenó con el activista Nick Fuentes, quien ha hecho comentarios contra judíos, por lo que la postura del expresidente sobre la Constitución confirma que está “fuera de control”.

“Para Donald Trump, la semana pasada fue una cena con antisemitas”, dijo Schumer en Twitter. “Ahora está pidiendo el fin de la democracia constitucional de Estados Unidos. Está fuera de control y es un peligro para nuestra democracia. Todos deben condenar este ataque a nuestra democracia”.