Joven ex musulmana es envenenada por su familia justo después de haber aceptado a Cristo

Una joven en Uganda murió envenenada por su familia, debido a que había aceptado ir a una iglesia cristiana y se aceptado a Jesús en su corazón.

Namata Habiiba, quien era musulmana, tenía 23 años y vivía al este de Uganda, se había convertido a Cristo hace unos pocos días tras recibir la invitación de un amigo cercano de su comunidad, quien la animó a asistir a la iglesia con él.

La joven vivía con su madrastra, quien practica la creencia musulmana, después de que parte de su familia muriera en un accidente automovilístico en 2019; la mujer se dio cuenta que Namata abandonó el islam cuando regresó tarde a casa junto a una amiga.

Ella le contó que había estado asistiendo a un servicio religioso cristiano y que también se había creído en Jesús; tras la confesión, la madrastra dejó de hablar con ella, según dice la amiga de la joven.

Al servirle los alimentos a ambas salió de la habitación, pero la amiga de Namata no comió porque estaba ayunando mientras que la otra si, y fue entonces cuando empezó a quejarse de malestares en el estómago, dolores intensos y hasta vómitos.

Según Morning Star News, la amiga comenzó a llamar a la madrastra pero no hubo respuesta para luego percatarse que había desaparecido.

En un estado grave de salud, Habiiba fue llevada hasta un hospital en la zona de Bugiri, en donde no resistió el padecimiento y murió; según lo que reveló la autopsia, la joven había ingerido veneno para ratas.

Los vecinos cercanos a la casa de Habiiba dijeron a los medios locales que ella dejó huérfano a un niño de 3 años, y que el padre del bebé es un musulmán que la había tomado como segunda esposa.

Los funcionarios locales dijeron a Morning Star News que condenan el asesinato al igual que la comunidad y que ya han comenzado la búsqueda de su madrastra, la cual aún está desaparecida.

Junto a su padre, la joven Namata fue enterrada hace unos días en el pueblo de Musubi.

Aunque las leyes en Uganda permiten que los creyentes puedan abandonar una creencia por otra, comúnmente los cristianos que han abandonado el islam son los más atacados por los musulmanes radicales que no aceptan la conversión de otras personas, e incluso de su propia familia.