Huracán Ian : Se espera vuelva a tocar tierra, esta vez en Carolina del Sur

Luego de la devastación que causó en su paso por Florida, Ian volvió a encender las alarmas. Carolina del Norte y Carolina del Sur ahora están en alerta y en espera de que el huracán recupere fuerzas sobre el Océano Atlántico.

Degradado a tormenta tropical después de azotar la costa oeste de Florida como un gran huracán el miércoles, se espera que se convierta nuevamente en huracán el jueves por la noche, dijo el Centro Nacional de Huracanes.

Una advertencia de huracán está vigente para toda la costa de Carolina del Sur, donde se espera que la tormenta haga un impacto directo. Una advertencia de tormenta tropical se extendió a una parte de la costa de Carolina del Norte.

Los ríos en Carolina del Norte y Carolina del Sur, el río South Santee y el río Pamlico, también recibieron avisos de marejada ciclónica del centro de huracanes, mientras que otros, como el río Neuse y el río St. Johns, recibieron advertencias de marejada ciclónica.

Anticipándose a la tormenta, el gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, emitió un estado de emergencia el miércoles. Los gobernadores de Carolina del Norte y Georgia hicieron lo mismo.

“Si aún no ha hecho planes para cada contingencia, esta tarde es el momento de hacerlo”, dijo McMaster el jueves .

“Podemos esperar experimentar mucha lluvia en todo el estado junto con peligrosas marejadas ciclónicas en las áreas costeras bajas. Con el potencial de vientos huracanados a lo largo de nuestra costa, es importante que los habitantes de Carolina del Sur planifiquen ahora”.

La ciudad de Charleston, Carolina del Sur, que se inunda de forma rutinaria y enfrenta un posible impacto directo de la tormenta, abrió sitios para que los residentes recojan bolsas de arena para proteger sus hogares.

Si bien Carolina del Sur enfrenta la mayor amenaza de la tormenta, Carolina del Norte y Georgia también podrían sufrir inundaciones importantes debido a los aguaceros y las marejadas ciclónicas creadas por Ian.

Esta tormenta aún puede ser peligrosa e incluso mortal”, dijo el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, en una conferencia de prensa el jueves. “Las fuertes lluvias, de hasta 7 pulgadas en algunas áreas, probablemente provoquen inundaciones, los deslizamientos de tierra amenazan nuestras montañas y existe la posibilidad de tornados e inundaciones costeras en todo el estado”.

Aunque Ian ahora es una tormenta tropical, todavía tiene la fuerza para arrojar una gran cantidad de lluvia en las Carolinas y Georgia. También puede extraer cantidades significativas de agua de ríos y arroyos, creando inmensos riesgos de inundación.