Letitia James acusa a Donald Trump y a su hijo Eric por supuestamente eludir el servicio de su demanda

Letitia James, fiscal general de Nueva York, que demandó en septiembre a Donald Trump y a sus tres hijos mayores por fraude masivo, los ha acusado de “jugabilidad” en la demanda, luego de que documentos judiciales indicaran que hasta el viernes aún no habían aceptado formalmente la notificación de la querella.

Cuando se convirtió en el presidente número 45 de los Estados Unidos, Donald Trump fue el primer multimillonario en ingresar a la Casa Blanca.

Estimaciones de Forbes indican que su fortuna tiene un valor de $ 3 mil millones, con un imperio inmobiliario que incluye a Mar-a-Lago en Florida, además de hoteles, campos de golfs y oficinas.

Es así como Trump pasó de ser un magnate de bienes raíces a una estrella de los reality shows y posteriormente llegar a la presidencia de Estados Unidos.

En su demanda, la fiscal general de Nueva York dijo que Trump “falsamente infló su patrimonio neto en miles de millones de dólares” y “manipuló repetida y persistentemente el valor de los activos para inducir a los bancos a prestar dinero a la Organización Trump”.

Casi tres semanas han pasado desde que James presentó la demanda y su oficina ya acusa al expresidente de “jugabilidad”, por supuestamente eludir el servicio formal de la demanda.

Según la última presentación judicial de la fiscal general en el caso, hasta el viernes, casi todos los 16 demandados nombrados en la demanda habían aceptado formalmente la notificación de la demanda de 220 páginas.

Pero dos acusados quedaron sin ser notificados: Donald Trump y su hijo Eric Trump, quien ha sido más activo en el manejo de la Organización Trump desde el triunfo electoral de su padre en 2016.

A finales de septiembre, la oficina de James se quejó señalando que ella ha sido “diligente” al tratar de presentar la demanda a todos los acusados, pero el “juego” ha bloqueado el camino.

La demanda busca 250 millones de dólares en multas y prohibir que Trump haga negocios en Nueva York; James ha declarado que tiene la intención de llevar el caso a juicio antes de finales de 2023.