Agencia federal acelera un nuevo proceso para salvar el río Colorado afectado por la sequía

El Departamento del Interior anunció el viernes que está lanzando un proceso “acelerado” para cambiar potencialmente las operaciones de flujo de agua en el río Colorado, afectado por la sequía, ya que el lago Mead y el lago Powell han caído a nuevos mínimos alarmantes, según CNN.

En las posibles acciones que presentó, Interior dijo que considerará usar su autoridad federal para restringir las descargas de agua a través de las represas de Glen Canyon y Hoover para ayudar a mantener el agua en Mead y Powell, los dos embalses más grandes del país, y evitar que las represas pierdan la capacidad de generar hidroelectricidad.

Existe un peligro real de que los embalses del río Colorado bajen tanto que el agua ya no fluya más allá de la presa Hoover en dos años.

Ese escenario terrible, que cortaría el suministro de agua a California, Arizona y México, ha sido el centro de atención en la conferencia anual del río Colorado en Las Vegas esta semana.

La energía hidroeléctrica que generan las dos represas se distribuye a los clientes en ocho estados del oeste, según la Oficina de Reclamación, y los niveles de cada embalse están disminuyendo tanto que los expertos temen que puedan dejar de producir energía en los próximos años.

El sistema del río Colorado proporciona agua y electricidad a más de 40 millones de personas en el oeste. Pero la cuenca del río ha sufrido la peor sequía de la región en 1,200 años.

En un esfuerzo por evitar una crisis total en el río Colorado, los funcionarios de Recuperación han estado trabajando durante meses con los estados, tribus, agricultores y ciudades del Oeste para alentar cortes de agua masivos y voluntarios.

Las negociaciones se han prolongado y resultaron polémicas, y aún no está claro si los estados pueden llegar a un acuerdo. Si no lo hacen, dijo la comisionada de Recuperación Camille Touton este verano, el gobierno federal actuaría por su cuenta para evitar que el río continúe afectándose en medio de la sequía.

Un experto en el río Colorado le dijo a CNN que el anuncio del Interior podría ser un empujón para que los estados concluyan esas negociaciones en curso, recordándoles que el gobierno federal puede actuar por su cuenta.

La portavoz de la Agencia de Recursos Naturales de California, Lisa Lien-Mager, dijo que si bien California es optimista, las negociaciones con otros estados, incluidos Arizona y Nevada, pueden producir un acuerdo, “reconocemos la necesidad de que nuestros socios federales se preparen para las acciones que pueden ser necesarias para proteger las elevaciones críticas de los embalses” si los estados no pueden ponerse de acuerdo sobre los cortes de agua.