Cómo son los Himars, los cohetes de largo alcance que EE.UU. enviará a Ucrania en un giro de estrategia y la respuesta de Rusia

Ha sido una delicada decisión: esperada por meses por Kiev y criticada abiertamente por Moscú.

Tras numerosas vacilaciones, el gobierno de EE.UU. anunció el martes que enviará un avanzado sistema de cohetes a Ucrania, que busca reforzar la posición defensiva de las tropas ucranianas en la región del Donbás, fuertemente abatida por la artillería rusa.

Son los llamados M142 Himars (sistema de cohetes de artillería de alta movilidad, por sus siglas en inglés), que, como su nombre indica, es una unidad móvil que puede lanzar simultáneamente múltiples misiles guiados con alta precisión.

Dado que se trata de armas de mediano y largo alcance, la Casa Blanca había dudado en aprobar su envío pese a las numerosas solicitudes de Ucrania, por temor a que puedan ser usadas contra territorio ruso y empeorar ya el delicado estado de la guerra.

El martes por la mañana, el Kremlin celebró reportes de que EE.UU. había decidido finalmente no enviar el sistema de lanzamiento de misiles a Ucrania, pero este miércoles el discurso cambió de tono con el anuncio de Biden.

Creemos que Estados Unidos está directa e intencionalmente echando leña al fuego“, dijo el portavoz del gobierno ruso, Dmitry Peskov.

Previamente, el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, dijo que la entrega de estas nuevas armas a Ucrania aumentaba el riesgo de que Estados Unidos entrara en conflicto directo con Rusia.

“Cualquier suministro de armas que continúe en aumento, aumenta los riesgos de tal desarrollo”, afirmó, citado por la agencia estatal de noticias RIA Novosti.

El temor

El temor de EE.UU. sobre cómo podía tomarse Rusia el envío de estos cohetes fue tal que, en un acto inusual, el propio presidente Joe Biden escribió un editorial en el periódico The New York Times este miércoles para tratar de explicar la decisión.

En el artículo, el mandatario aseguró que no era la intención de su país provocar un conflicto con Rusia, sino fortalecer la capacidad militar de Kiev para facilitar una solución diplomática a la crisis.

“Es por eso que he decidido que proporcionaremos a los ucranianos sistemas de cohetes y municiones más avanzados que les permitirán atacar objetivos clave con mayor precisión en el campo de batalla en Ucrania”, dijo.

Peskov, por su parte, respondió que “tales suministros” no alientan a Kiev a reanudar las conversaciones de paz y que mostraban que Washington quería “luchar contra Rusia hasta el último ucraniano”.