Crímenes de guerra por el empleo de bombas de racimo de Putin quedan al descubierto por la cantidad de civiles ucranianos mutilados

Los crímenes de guerra relacionados con el empleo de bombas de racimo, quedaron al descubierto por la cantidad de civiles mutilados en las salas de los hospitales de primera línea en Ucrania.

Una investigación del sitio británico The Sun encontró pruebas condenatorias de que las municiones prohibidas llovieron sobre casas en la región de Donbás.

En una clínica en Kurakhove bombardeada, los médicos han tratado a más de 200 víctimas civiles y realizado al menos 30 amputaciones desde que Ucrania fue atacada por primera vez en febrero.

Tres víctimas dieron su testimonio al medio británico después de dos supuestos ataques con bombas de racimo el 4 y el 8 de junio que dejaron al menos cuatro muertos y decenas de heridos.

Describieron signos de múltiples explosiones cuando los presuntos misiles Urugan estallaron.

Los rayos X muestran perdigones de las municiones de racimo rusas 9N210 y 9N235.

Los hallazgos se producen cuando el grupo de derechos humanos Amnistía Internacional acusó a Rusia de matar a cientos de civiles con bombardeos indiscriminados, incluidas bombas de racimo y minas dispersas, en la ciudad norteña de Járkov.

Rusia nunca firmó la convención que prohíbe las minas de racimo, pero Amnistía dijo que los ataques indiscriminados que resultan en la muerte o lesiones de civiles constituyen crímenes de guerra.

Nelya, de 40 años, quien trabaja en una fábrica, vio cinco bocanadas de humo, “pequeñas nubes blancas”, mientras volvía a casa en bicicleta desde las tiendas con su madre.

Mamá Nina, de 68 años, la empujó al suelo justo antes de que estallaran explosiones en el suelo, enviando fragmentos de metal en llamas atravesándolas.

“Había mucha sangre y muchos agujeros. La pierna de mi madre sangraba mucho y me dijo que tomara su pañuelo y lo envolviera como una venda”, dijo Nelya.

“No me di cuenta de que estaba herida, era solo que mi pierna se sentía caliente. Grité para que alguien llamara a una ambulancia, pero sabía que no podían venir, así que comencé a llorar”.

Habían ido a las tiendas cerca de Donetsk, en el este de Ucrania, para abastecerse de alimentos porque su tienda local estaba vacía.

Los soldados corrieron para realizar los primeros auxilios.

Nelya, quien presentaba una herida en el pecho, agregó: “Mi camiseta estaba totalmente empapada de sangre. Podrías exprimirla.

“Me pusieron un tampón en la herida del pecho para detener el sangrado”.

Más tarde, los cirujanos tuvieron que amputar la pierna izquierda de Nina, mientras que a Nelya le extrajeron un trozo de metralla por encima del tobillo.

El mecánico Oleksii, de 30 años, acababa de salir con su tía para dar agua a los soldados ucranianos locales el 8 de junio cuando estalló una explosión a cuatro metros de distancia.

“Mi tía Helen fue asesinada de inmediato. Tuve suerte porque los soldados me llevaron al hospital. Los soldados me salvaron la vida”, dijo.

Un tubo drenaba líquido de una herida en sus pulmones donde los rayos X mostraron que dos fragmentos de metal se habían alojado en el interior después de atravesarle la espalda.

El detective jubilado Vladimir, de 61 años, caminaba hacia su casa por un campo cuando escuchó una explosión en el cielo y se zambulló para cubrirse el 4 de junio.

“Me acosté boca abajo y me tapé la cabeza. Había explosiones por todas partes. Una pieza atravesó directamente la parte posterior de una pierna y entró en la otra”, dijo.

“A unos 70 metros de distancia vi el cuerpo del cohete estrellarse contra el campo. Dios me salvó”.

Él y su esposa habían estado viviendo bajo tierra durante semanas en el pueblo casi abandonado de Hostre. Ahora no tienen energía porque Rusia bombardeó una subestación eléctrica.

Pero a pesar de las dificultades, prometió volver. Y agregó: “Tengo cuatro perros y ocho gatos. Es mi casa.”

Vladimir había estado recogiendo leña para prepararse para el invierno porque también se cortó el suministro de gas.

Él dijo: “Pensamos que las cosas estaban mejorando, pero luego comenzó de nuevo. Todo el pueblo vive bajo tierra a causa de los bombardeos”.