Departamento de Justicia se prepara por el testimonio obligatorio de los aliados de Trump sobre el 6 de enero, según CNN

El Departamento de Justicia se está preparando para que los funcionarios de la Casa Blanca del expresidente Donald Trump testifiquen sobre las conversaciones que el magnate tuvo en torno al 6 de enero, y estarían dispuestos a ir a los tribunales para que esto pase, de acuerdo con CNN.

Además, el medio dio a conocer que personas vinculadas con el tema afirman que los fiscales federales se están preparando para una batalla legal para obligar a los exfuncionarios del exmandatario a testificar en su investigación sobre el asalto al Capitolio.

Esta también es una señal clara de que la investigación del Departamento de Justicia tiene el foco puesto en la conducta de Trump por su esfuerzo en evitar la victoria del ahora presidente Joe Biden.

Asimismo, el Departamento está anticipando que el expresidente y empresario reclamará el privilegio ejecutivo para esconder la evidencia al gran jurado federal, dijo CNN, y los fiscales se prepara para enfrentarse a los tribunales.

La información sobre los preparativos que hace el Departamento de Justicia llega pocos días después de que varios medios de comunicación revelaran que la investigación se está centrando cada vez más en el accionar de Trump luego de perder las elecciones presidenciales frente a Biden.

Dos personas que están relacionadas con el asunto le confirmaron a The Washington Post que los investigadores preguntaron ante un gran jurado a las personas que testificaron recientemente sobre sus conversaciones con Trump, entre ellos sus abogados y aliados.

Los fiscales preguntaron sobre las reuniones que tuvo el expresidente en el mes de diciembre de 2020 y enero de 2021, sus intentos para convencer al exvicepresidente Mike Pence de invalidar los resultados de los comicios y el nivel al que Trump está involucrado en el esquema de falsos electores de sus abogados.

Las averiguaciones del Departamento de Justicia, que es independiente del Comité de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio, se ha estado acercado al exmandatario republicano desde hace varios meses, de acuerdo con The Post, que dio a conocer que los investigadores federales en abril obtuvieron los registros telefónicos pertenecientes a los altos funcionarios y asistentes de la Casa Blanca de Trump, que incluye al exjefe de gabinete Mark Meadows.

No obstante, una batalla judicial por el privilegio ejecutivo escalaría pública e instantáneamente la investigación.

Por otro lado, el Departamento de Justicia se ha enfrentado a críticas por la lentitud de sus averiguaciones, particularmente porque las audiencias del comité del Congreso ha renovado el interés de público sobre el ataque al Capitolio en las últimas semanas. Pero hay que tener en cuenta que la preparación del ente judicial apunta la prudencia que están tomando los fiscales al enfrentarse a la difícil situación de investigar a un exmandatario por su accionar mientras cumplía con sus funciones, indicó CNN.