‘Dulce o truco’: ¿cómo nacieron los dulces más icónicos de Halloween?

Para la mayoría de los niños estadounidenses, no sería Halloween sin los dulces; sin embargo, ese no fue siempre el caso.

Cuando comenzó la costumbre de pedir dulces en la década de 1930 y principios de la de 1940, a los niños se les daba de todo, desde galletas caseras y pedazos de pastel hasta frutas, nueces, monedas y juguetes.

En la década de 1950, los fabricantes de dulces comenzaron a participar y promocionar sus productos para Halloween y, a medida que el truco o trato se hizo más popular, los dulces se consideraron cada vez más como una oferta asequible y conveniente.

Sin embargo, no fue hasta la década de 1970 que los dulces envueltos y hechos en fábrica se consideraron lo único aceptable para repartir entre todos los pequeños fantasmas y duendes que aparecían en las puertas de las casas.

Una razón clave para esto fue la seguridad, ya que los padres temían que los hombres del saco de la vida real pudieran alterar las golosinas que no estaban selladas y compradas en la tienda

Hoy en día, cuando se trata de dulces de Halloween, varias de las marcas más populares son clásicos perdurables.

Por ejemplo, la primera barra de chocolate con leche de Hershey se produjo en 1900 y los besos de Hershey hicieron su debut en 1907. El fundador de la compañía, Milton Hershey, fue pionero en la producción en masa de chocolate con leche y convirtió lo que antes había sido un artículo de lujo para los ricos.

En 1923, un fabricante de dulces nacido en Minnesota, Frank Mars, lanzó la barra Milky Way, que se convirtió en un éxito de ventas.

En 1930, introdujo la barra Snickers, supuestamente llamada así por su caballo favorito, seguida en 1932 por la barra 3 Mosqueteros.

Otro dulce de Halloween que agradaba a la multitud, la barra Kit Kat, se vendió por primera vez en Inglaterra en 1935 como Rowntree’s Chocolate Crisp y en 1937 fue rebautizada como Kit Kat Chocolate Crisp.

Se dice que el nombre se deriva de un grupo literario y político de Londres, el club Kit-Cat (o Kit Kat), establecido a fines del siglo XVII. Se cree que el apodo del grupo es una abreviatura del nombre del hombre que era dueño de la tienda donde se reunió originalmente el grupo.

Desde 1988, la marca ha sido propiedad de Nestlé, fabricante de otro favorito perenne de truco o trato, la barra Nestlé Crunch, que debutó a fines de la década de 1930.

Y, por supuesto, ningún Halloween estaría completo sin el maíz dulce, que fue inventado en la década de 1880 por George Renninger de Wunderle Candy Company de Filadelfia. Otras compañías continuaron produciendo sus propias versiones de la golosina tricolor, ninguna más larga que Goelitz Confectionery Company (ahora Jelly Belly Candy Co.), que lo ha estado haciendo desde 1898.