El horrible asesinato de un niño de 6 años que motivó a su padre a perseguir homicidas por todo Estados Unidos

Adam John Walsh, de 6 años, fue secuestrado el 27 de julio de 1981 en un centro comercial en Hollywood, Florida, y luego encontrado asesinado. Después del crimen, el padre de Adam, John Walsh, se convirtió en un destacado activista por los derechos de las víctimas y presentador del programa de televisión de larga duración America’s Most Wanted.

Temprano en la tarde del 27 de julio, Adam ingresó a un almacén con su madre, Reve. Ella le permitió ver a un grupo de niños mayores jugar videojuegos en el departamento de juguetes mientras ella compraba cerca. 

Cuando ella regresó por él menos de 10 minutos después, ya no estaba. Los investigadores se enteraron de que un guardia de seguridad adolescente les había pedido a los niños mayores que se fueran porque estaban causando problemas.

Adam, supuestamente un niño tímido que podría haber tenido miedo de hablar, siguió a uno de los niños mayores y no le dijo al guardia que su madre estaba en la tienda. Probablemente, fue secuestrado afuera de la tienda después de que el otro niño se fue.

Los padres de Adam lanzaron una búsqueda masiva de su hijo; sin embargo, el 10 de agosto de 1981, dos pescadores descubrieron su cabeza cortada en un canal de drenaje en Vero Beach, Florida, a unas 100 millas de Hollywood. Su cuerpo nunca fue encontrado.

En octubre de 1983, el criminal de carrera Ottis Ellwood Toole, entonces recluso en una prisión de Raiford, Florida, confesó el secuestro y asesinato de Adam y también implicó al asesino en serie Henry Lee Lucas en el crimen.

Sin embargo, los investigadores pronto descubrieron que Lucas no pudo haber estado involucrado porque estaba en la cárcel en Virginia cuando Adam fue secuestrado.

Toole luego admitió que había cometido el crimen por su cuenta y la policía anunció que había encontrado al asesino de Adam. Sin embargo, los investigadores no pudieron ubicar el cuerpo de Adam donde Toole afirmó haberlo enterrado y, sin ninguna evidencia física, el fiscal del estado de Florida no pudo procesar el caso.

Varios meses después, Toole se retractó de su confesión. En los años que siguieron, este criminal confesó repetidamente haber matado a Adam Walsh y luego se retractó de su historia.

Murió de cirrosis hepática y SIDA en 1996 en una prisión de Florida, donde estuvo condenado a muerte por otro asesinato.

Años más tarde, el asesino en serie Jeffrey Dahmer, que vivía en Florida en el momento del secuestro de Adam, fue considerado un posible sospechoso en el caso, pero murió en una prisión de Wisconsin en 1994.

El 16 de diciembre de 2008, el departamento de policía de Hollywood, Florida, anunció que el caso contra Toole era lo suficientemente sólido como para cerrar la investigación sobre la muerte de Adam.

John Walsh canalizó su dolor en el trabajo de defensa de las víctimas del crimen. Fue uno de los fundadores en 1984 del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados, y en 1988 se convirtió en presentador de America’s Most Wanted, un programa que desde entonces ha ayudado a las fuerzas del orden a localizar a cientos de fugitivos.

El 27 de julio de 2006, 25 años después de la desaparición de Adam, el entonces presidente George W. Bush promulgó la Ley de Protección y Seguridad Infantil Adam Walsh, que creó una base de datos nacional de delincuentes sexuales infantiles condenados y reforzó las penas federales por delitos contra los niños, proporcionó financiamiento y capacitación para la aplicación de la ley para luchar contra los delitos relacionados con la explotación sexual de niños a través de Internet.