El valor promedio del galón de gasolina se ha depreciado a $4.46 dólares luego que en semanas pasadas rebasó los $5 dólares.

En medio del vertiginoso aumento de precios, como consecuencia de la galopante inflación en el país, el valor de la gasolina ha retrocedido semanas después que tocó uno de sus picos más altos, al cotizar el galón promedio en $5 dólares.

El día de hoy, miércoles 20 de julio, el sitio web AAA Gas Prices, reportó que el combustible se ubicó en $4.46 dólares por galón, la cifra más baja desde mayo. El valor del galón fue inferior al de $4.49 dólares reportado ayer; de $4.63 dólares registrado hace una semana; y de los $4.98 dólares de hace un mes.

En varios estados del país los precios del combustible se mantienen en este rango como Dakota del Norte, Dakota del Sur, Michigan, Indiana, West Virginia, Maryland, Delaware, New Jersey, Connecticut y New Hampshire.

En contraste, los estados con precios más elevados son Alaska, Arizona, Utah, Idaho, Washington, Oregon, Nevada, Illinois y California. En este último, el precio promedio del galón cotizó hoy en $5.84 dólares, aunque hay zonas, como el condado de Mono, cuyo valor fue de $6.96 dólares.

La tendencia a la baja podría indicar un enfriamiento en los precios de los combustibles, luego que en junio pasado la gasolina reportó un aumento interanual del 59.9% y del 9.9% en el último mes, según el último reporte de la Oficina de Estadísticas Laborales.

Pese a la depreciación de la gasolina registrada en las últimas semanas, su valor sigue siendo elevado si comparamos el precio con relación a hace un año, cuando el galón costaba $3.16 dólares.

Respecto al diesel, también ha reportado una disminución ligera. El energético cotizó hoy en $5.49 dólares por galón, después que ayer se vendió en $5.51 dólares, hace una semana en $5.61 dólares, y hace un mes en $5.67 dólares. El valor contrasta por igual al de hace un año, cuando se vendía en $3.27 dólares por galón.

El aumento de precios en los hidrocarburos ha llevado a que estadounidenses comiencen a aceptar trabajos adicionales para poder pagar gasolina y alimentos, según este informe.