En el Condado de Los Ángeles, las muertes en 2020, primer año de la pandemia, aumentaron un 26% en comparación con 2019

Durante 2020, el primer año de la pandemia de COVID, el número total de personas que fallecieron en el Condado de Los Ángeles se incrementó en un 26% en comparación con 2019, y el virus SARS CoV-2 se clasificó oficialmente como la segunda causa principal de muerte, según un informe publicado este martes por el Departamento de Salud Pública.

De acuerdo con las autoridades de salud, se reportó un total de 81,083 fallecimientos en el condado en 2020, un aumento de 16,566 desde 2019.

Un total de 11,101, o el 67%, de esas muertes adicionales, fueron atribuidas al COVID.

El informe determinó que el coronavirus fue la segunda causa de muerte en el condado en 2020, detrás de la enfermedad cardíaca coronaria, que fue responsable de 12,207 fallecimientos ese año. Las muertes por enfermedades del corazón representaron un aumento del 10% con respecto a 2019.

Las otras causas principales de fallecimientos en el condado durante 2020 fueron las enfermedades de Alzheimer (4,978), ictus (4,026) y diabetes (3,527), según el informe. Todos esos números representaron aumentos desde 2019, de acuerdo con las autoridades de salud del condado.

“El gran aumento de muertes en el espacio de un solo año es algo sin precedentes en los tiempos modernos, y en gran medida refleja el devastador impacto de la pandemia de COVID”, expresó la directora del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer.

“Las disparidades que vemos son de larga data, pero han sido empeorados por la pandemia de COVID y tienen sus raíces en la desigualdad social, condiciones económicas y ambientales; racismo estructural y diferencial acceso a recursos promotores de la salud experimentado por diferentes grupos. Mientras nosotros continuamos nuestros esfuerzos esenciales para reducir los riesgos de COVID, es imperativo que reconocemos que estos esfuerzos están vinculados con otros esfuerzos necesarios para abordar las desigualdades subyacentes que impulsan las tasas de desigualdad de mortalidad observadas en todo el condado”, agregó Ferrer.

El informe señaló que la tasa de mortalidad más alta en el Condado de Los Ángeles en 2020 fue entre nativos hawaianos e isleños del Pacífico, con 1,324 fallecimientos por cada 100,000 habitantes; seguidos por los indoamericanos y los nativos de Alaska, con 1,138 por cada 100,000 habitantes; los residentes negros en 1,053 por cada 100,000 habitantes; los latinos con 725 por cada 100,000 habitantes; los blancos con 698 por cada 100,000 habitantes; y los asiáticos, con 509 por cada 100,000 habitantes.