Partido Republicano descarta hablar sobre ley que prohibiría el aborto en EE.UU. luego de que uno de sus senadores sugiriera que “es posible”

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dejó entrever la semana pasada al decir que “es posible” que el Partido Republicano prohibiría el aborto en todo Estados Unidos.

Sin embargo, los conservadores negaron esta afirmación este lunes. “No creo que sea realmente un tema apropiado para que el Congreso apruebe una ley nacional”, dijo el senador, John Cornyn, de Texas, miembro del equipo de liderazgo de McConnell.

“Esa no sería mi prioridad desde el principio”, dijo el senador Josh Hawley, republicano de Missouri. “Creo que sería mejor para los estados debatir esto, permitir que respire y que el Congreso actúe donde haya consenso nacional”.

Por su parte, el senador John Barrasso, del estado de Wyoming, indicó que el borrador filtrado del fallo de la Corte Suprema se enfocó en permitir que los estados regulen el aborto. “Quiero ver que los estados tengan esa oportunidad y la autoridad para hacerlo”, dijo cuando se le preguntó con respecto de legislar a nivel federal.

La reacción que tuvo el Partido Republicano, fue el de echar agua al incendio que se inició sobre las posibles acciones legislativas sobre el aborto, recalca el punto álgido dentro del partido sobre el tema luego de que la semana pasada el medio Político obtuviera el borrado judicial filtrado y revelara que la mayoría de los jueces conservadores se estaban “preparando” para anular Roe vs. Wade.

Los demócratas, por otro lado, están a la defensiva antes de las elecciones intermedias, por lo que aprovecharon el tema para impulsar a su base y unirse alrededor de los derechos de las mujeres en un esfuerzo por salvar a sus mayorías en el Congreso.

Aunque los conservadores están ansiosos por mantener este debate de mitad de periodo centrado en la economía, el crimen y la seguridad fronteriza, al mismo tiempo que reconocen que las encuestas señalan que la mayoría apoya mantener Roe vs. Wade, aun así cuando su partido puede asegurarse una victoria histórica sobre el tema del aborto.

El líder de la minoría republicana, estaba ansioso por evitar verse vinculado en un debate sobre el aborto, por lo que se enfocó en hablar en la filtración sin precedentes y pidió un enjuiciamiento para la persona que sacó a la luz el borrador. No obstante, McConnell dijo para USA Today que es “posible” que el Congreso actúe en contra de la legislación de 1973.

Aunque afirmó que no destruiría las reglas obstruccionistas del Senado para permitir que tal prohibición se aprobara por mayoría simple, que se traduce en que se necesitaría al menos 60 votos para actuar.

“Si la opinión filtrada se convierte en la opinión final, los cuerpos legislativos, no solo a nivel estatal, sino también a nivel federal, ciertamente podrían legislar en esa área”, dijo McConnell al periódico. “Y si esta fuera la decisión final, ese era el punto en el que debería resolverse de una forma u otra en el proceso legislativo. Así que sí, es posible”.

Asimismo, cuando fue cuestionado si presentaría un proyecto de ley sobre el derecho de las mujeres a abortar en el pleno del senado con una mayoría conservadora en el próximo Congreso, el senador de Kentucky, dijo que “nunca apoyaría aplastar el obstruccionismo legislativo sobre este o cualquier tema”.