¿Por qué Nueva York se está “vaciando”?

Una casa con patio trasero y espacio para montar una oficina era el sueño de Giovanna Almeida antes de que el mundo oyera hablar por primera vez de un tal coronavirus.

Giovanna se fue de Belo Horizonte (Brasil) a Nueva York (EE.UU.) en 2015 y vivía en Brooklyn cuando tuvo que aislarse en su casa durante el punto álgido de la pandemia.

Cuando todavía iba a la oficina, pasaba una hora en el trayecto de casa al trabajo.

La posibilidad de realizar reuniones e informes desde casa cambió por completo la vida de esta brasileña, que adelantó en al menos dos años su proyecto de gastar menos y vivir con más espacio.

Hoy, ella y su esposo viven en Nueva Jersey, un estado vecino a Nueva York, donde su bebé de 11 meses pronto podrá correr libremente por el césped, en la parte trasera de la casa que compraron recientemente.

Giovana es un ejemplo típico de una tendencia que ha convertido a Nueva York en uno de los estados que más residentes ha perdido en los últimos dos años.

Éxodo de la pandemia

La isla de Manhattan es el condado de todo EE.UU. con el mayor número de residentes en busca de casas y apartamentos en otras ciudades o estados: 200,000 en total, desde marzo de 2020.

Otros dos condados de Nueva York, Queens y Brooklyn, también vieron la salida de muchos residentes: 51,000 de Queens y otros 88,000 de Brooklyn, donde vivía Giovanna.

El profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia Stijn Van Nieuwerburgh investiga bienes raíces y finanzas y está preocupado por el futuro de la ciudad en la que eligió vivir en 2003.

Le gusta Nueva York, pero cree que las autoridades deben tomar medidas urgentes para evitar que la ciudad entre en un círculo vicioso con menos ingresos fiscales, una población cada vez menor, empresas que se trasladan y servicios cada vez más precarios.

“Eso fue lo que pasó en los años 70”, recuerda.

Perdura el trabajo remoto

Según una encuesta de la organización Partnership for New York City, el trabajo remoto, al menos durante parte de la semana, llegó para quedarse.

En octubre de 2021, el 54% de los empleados de oficina de la ciudad trabajaba desde casa. Solo el 8% viajaba cada día para trabajar en oficinas y otras instalaciones.

En abril de 2022, había un 28% de empleados trabajando de forma remota, pero el modelo híbrido se popularizó y el número de los que trabajaban desde la oficina todos los días se mantuvo en solo el 8%.

En la última encuesta, del pasado mes de septiembre, el 16% seguía trabajando desde casa todo el tiempo y solo el 9% iba a trabajar presencialmente todos los días.

Como resultado, muchas oficinas están vacías.

Ahora, a finales de año, el ayuntamiento de la ciudad y el gobierno del estado de Nueva York anunciaron el fin del trabajo de una comisión que estuvo seis meses estudiando precisamente este problema: la evasión de negocios y residentes.

¿Cómo darle la vuelta?

Basta con dar un paseo por la calle 57, entre la Quinta y la Sexta avenida, para entender lo que está pasando.

Esta zona, que tenía uno de los metros cuadrados comerciales más caros de la ciudad, ahora tiene varias tiendas cerradas y edificios de oficinas completamente vacíos, con letreros de “se alquila”.

Una de las propuestas de la comisión es convertir estas oficinas en residencias. El profesor Nieuwerburgh cree que la idea es buena y barata. Solo hay que cambiar la ley de zonificación.

“Puedes mantener la tienda en el primer piso y convertir las oficinas de las otras plantas, porque generará demanda para el comercio”, dice.

Ese ir y venir de gente que acaba deteniéndose en la cafetería, sentándose a comer o decidiendo comprar algo en la tienda de camino a casa, asegura la supervivencia de las pequeñas y medianas empresas.

Mejor gestión del tiempo

Juarez Bochi aún no se ha ido de Nueva York, pero ha estado pensando seriamente en mudarse con su esposa a otra ciudad.

Se vio obligado a trabajar desde casa al comienzo de la pandemia y nunca regresó a la oficina. De hecho, si puede quedarse así, hasta lo prefiere.

Con autonomía para gestionar su propio tiempo, ahora trota por las mañanas y, sin embargo, a las 8 am ya está trabajando.

Rara vez pasa por la zona que frecuentaba antes, en el camino a su antigua oficina. Hoy está más en Brooklyn, donde vive.

Atraer de vuelta a la gente

Como muchas personas hicieron lo mismo, los ingresos del metro se desplomaron. Las tiendas, bares y restaurantes también se están viendo afectados.

Pero, en opinión de Nieuwerburgh, el futuro de Nueva York está en hacer el camino inverso: recupere a los que se fueron y asegúrese de que la población de la ciudad sea diversa en términos de ingresos e intereses.

“Ninguna ciudad puede vivir solo de profesionales en finanzas, tecnología y abogados”, dice.

Para volver a ser una ciudad vibrante, también será necesario mantener a los artistas, empleados de hoteles y restaurantes, las personas que trabajan aquí en la industria del entretenimiento.

“Antes de la pandemia, 60 millones de turistas visitaban Nueva York cada año”, recuerda el catedrático, que advierte que “sin Broadway, sin teatros y restaurantes, no vendrán”.

Y las cuentas del ayuntamiento también necesitan ayuda.

El profesor explica que, a partir de 2024, Nueva York tendrá un déficit de $10,000 millones de dólares cada año con un presupuesto de $100,000 millones. Es decir, el 10% del presupuesto.

Es un agujero tan grande que la ciudad tendrá que terminar aumentando la recaudación o recortando los gastos. En otras palabras: más impuestos y menos servicios.

El riesgo es ver a Nueva York repetir lo que enfrentó en la década de 1970 y lo que Detroit aún no ha logrado superar.

Por eso, Stijn Van Nieuwerburgh aconseja: cuanto más rápido vote la ciudad para cambiar la zonificación y convertir edificios comerciales en edificios residenciales, más rápido volverá a crecer la recaudación de impuestos, garantizando el mantenimiento de los servicios de transporte, educación y seguridad.