Viaja a EE.UU. para una boda, termina enferma y con una deuda de 150 mil dólares

La mala suerte cualquier persona la puede experimentar; sin embargo, lo que le sucedió a una mujer llegó a un extremo que la llevó a ser conocida mundialmente.

Amanda Sesio, de 23 años, es la protagonista de esta historia. La mujer viajó desde Nueva Zelanda a Estados Unidos para la boda de sus primos; no obstante, el estar cerca de sus seres queridos terminó por ser la peor decisión de su vida.

Y es que a su llegada al Aeropuerto de Los Ángeles comenzó a experimentar “escalofríos y cansancio extremo”, lo cual atribuyó al viaje largo que emprendió desde el país oceánico, el cual oscila entre 12 y 15 horas.

Los síntomas lejos de desaparecer prevalecieron y se intensificaron, ya que comenzó con dificultades para respirar y dolores en el pecho y espalda, por lo que tuvo que ir al hospital. “Cuando tienes a todos los médicos y enfermeras dando vueltas, piensas: es malo”, contó para un medio de Nueva Zelanda.

En su momento pensó que se había contagiado de COVID-19, pero lo que realmente tenía era neumococo, lo que derivó en insuficiencia respiratoria hipoxémica, infecciones de la sangre y que sus pulmones comenzaron a llenarse de líquido.

“Soy una persona relativamente sana, joven y en forma, sin problemas de salud. No fumo ni bebo y nunca había estado enferma a este nivel”, abundó sobre esta experiencia que todavía se complicó más cuando tuvo que estar en terapia intensiva.

“Cuando desperté, todavía tenía los tubos puestos y estaba muy aturdida por tanta medicación”.

Después de lo sucedido, pudo regresar a su país natal; sin embargo, lo hizo con una cuenta de 150 mil dólares por no contar con un seguro médico.

“Todo el mundo sabe que Estados Unidos no tiene una asistencia sanitaria universal y que es ridículamente caro en lo que respecta a la sanidad. Había oído historias de terror, aunque en ese momento no estaban en mi mente. Ahora siempre lo estarán”, cerró.