Boicot mundial de padres hacia «Lightyear» la convierte en un fracaso en taquilla mientras Disney defiende a los LGBT

La compañía ha decidido darle un apoyo rotundo a la comunidad LGBT y la ideología de género enfocada en implantar esta mentalidad de manera forzada en los niños a través de sus series, películas, programas y demás contenido de entretenimiento que hacen; el director de una organización dedicada a proteger a la familia habla como la compañía ha destruido el concepto que los llevó al éxito mundial hace tantos años.

«Crecí con el Maravilloso Mundo de Disney los domingos por la noche y te acurrucabas con una manta con tu familia y veías una gran película de Disney y esa compañía ya no existe», dijo Adam Holz, director de Focus on the Family’s Plugged In.

Durante el mes de marzo la compañía fue objeto de escándalo cuando decidió oponerse a un proyecto de ley con el que se prohibían las enseñanzas de ideología de género en las escuelas, las cuales iban dirigidas desde preescolar hasta el tercer grado, en donde la mayoría de los niños no ha alcanzado los 10 años.

Sus productoras y directoras, Latoya Raveneau y Karey Burke, admitieron mediante videos implantar de manera subliminal y directa los contenidos gay dentro de producciones infantiles “para que se acostumbren a la idea”.

Recientemente se ha visto como los padres de todo el mundo se han volcado en rechazo a la producción “Lightyear”, la historia sobre el reconocido astronauta, y en la cual presentan a una pareja de lesbianas dándose un beso, una escena realmente forzada a la que los niños no deben estar expuestos siendo ésta una  película familiar supuestamente llena de “aventuras y diversión”.

«Hay padres que dicen: ‘Un momento, ¿por qué tenemos que importar un mensaje sexual a la programación infantil? E incluso si hablamos más allá de esta agenda específica LGBT, creo que existe la preocupación de por qué todo tiene que ser sexualizado? ¿Es posible tener un entretenimiento inocente, que lo deje para más adelante y no lo introduzca en todo lo que hacemos?», dijo Holz.

«Disney era absolutamente sinónimo de confianza. Hay muchas otras cosas por ahí, pero Disney estaba bien. Y ahora, es sólo otro proveedor de entretenimiento y no confiamos en ellos. Y no queremos que esa agenda se predique a nuestros hijos», agregó.

Varios países de Medio Oriente prohibieron la proyección de la película por el beso, el cual claramente está promoviendo la ideología de género y tratando de normalizar tal actitud; estos países son radicalmente conservadores, mismos que catalogan a la homosexualidad como un delito que merece ser castigado, muchas veces con pena de muerte.

Su actor principal, Chris Evans, quien le da la voz a Buzz, arremetió contra todos los que están en contra de la película diciendo que “son unos idiotas condenados a morir como dinosaurios”, tan solo por hacer respetar los valores conservadores de la familia tradicional, un diseño original de Dios.

Según varios portales de entretenimiento, Lightyear no ha logrado recaudar si quiera la mitad del presupuesto que fue invertido para su producción ya que son muchos los grupos pro familia, pro vida y conservadores los que han llamado a hacer un boicot a la película; algo que jamás se había visto.