“El Reino está cerca, necesitan arrepentirse”

An Yankui, predicador de la Iglesia Reformada de Zion, fue arrestado injustamente después de que haya salido de China con una visa totalmente legal para estar una semana en Malasia; el gobierno lo acusó de haber cruzado ilegalmente la frontera.

El predicador con mucha valentía le pidió al juez que estaba evaluando su caso que “se arrepintiera de perseguir a la iglesia en China”; el caso que data desde 2020 hasta el día de hoy le está imponiendo una serie de castigos cuando todos sus papeles estaban en regla.

2020: Yankui fue arrestado por salir “ilegalmente” del país hacia Malasia por solo una semana; su pasaporte y su visa estaban legalmente correctos.

2021: la policía lo arrestó el 21 de Noviembre bajo el cargo de “sospecha de cruce ilegal de fronteras”.

2022: el pasado 5 de agosto fue juzgado por el tribunal y el 3 de Noviembre fue declarado culpable, por lo que fue condenado a un año de prisión y multado con 5.000 yuanes.

Yankui comparó su situación con la de otros religiosos, quienes si han cruzado ilegalmente la frontera y no han sido condenados.

“Incluso puedo ser comparado con Tang Xuanzang. Ambos somos llamados sacerdotes religiosos. Pero soy diferente. Tang emigró ilegalmente a su destino, yo no”, dijo ante el juez, explicando que a diferencia del monje y su adoración a ídolos, mientras que él solo enseña la verdad a través de la palabra de Dios.

“La Biblia que llevo conmigo y en la que creo enseña a las personas a alejarse de los ídolos y regresar al Dios verdadero, porque la salvación de los pecadores solo se puede encontrar a través de Su Hijo, nuestro Señor Jesucristo”, expresó.

“Somos una iglesia, pero no se nos permite reunirnos. ¿No quita esto la función y el significado mismo de una iglesia?”, agregó.

“Somos una familia, pero ustedes invaden nuestras casas a voluntad para arrestar a la gente y derribar nuestras puertas. ¿No estás tomando la naturaleza misma de un hogar y una familia? Somos ciudadanos, pero llevo un año detenido arbitrariamente”, continuó.

“Trabajaste tan duro para hacer culpables a los inocentes. De hecho, también saben que el artículo 36 de la Constitución establece claramente que los ciudadanos tienen libertad de creencias religiosas”, añadió.

Prosiguió con valentía explicando lo que realmente significa perseguir a los hijos de Dios.

“Perseguir a la iglesia del Señor no solo viola la Constitución china, sino que también viola la Convención Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Y más gravemente, viola la voluntad divina de Dios en el reino de los cielos. Estás yendo en contra de la voluntad de Cristo y Su Iglesia. Y perseguir a la Iglesia es perseguir a Cristo, es perseguir a Dios”.

Asimismo, expresó que estaba realmente sorprendido por los cargos de los cuales le estaban condenando donde admitió estar “decepcionado” de lo que le habían acusado diciendo que cualquiera con un ojo “perspicaz” puede ver que ya este no es un caso criminal sino uno de libertad religiosa.

“Este es claramente un caso de persecución religiosa y persecución a la Iglesia del Señor Jesucristo ¿Por qué no decir clara y directamente que quieren reprimir y perseguir a la iglesia? ¿Por qué crear estas acusaciones inventadas?”, dijo al cuestionar muchas veces a los policías que llevaban su caso.

ChinaAid, quienes se especializan en denunciar los casos de persecución, explicó como el caso de Yankui es uno de los más fuertes dentro del país; allí citaron lo siguiente sobre el testimonio del cristiano.

“Estimado juez presidente, el papel que desempeña hoy es el papel del inquisidor”, dijo.

“El único camino es el camino al cielo, la verdad y la vida. Todos los demás caminos conducen al infierno”, añadió.

“Él es el Hijo de Dios, pero fue juzgado y condenado a muerte por crucifixión por los pecadores. Pero después de que el Señor Jesús resucitó, ese juez que lo sentenció fue condenado por la historia”, expresó.

Y antes de terminar con su declaración ante la corte, el predicador instó a todas las autoridades a que se pudieran arrepentir de sus actos y comenzar a accionar por medio de la justicia que deberían ejercer.

“Respetado juez y fiscal, la ley busca la justicia. Ustedes son los representantes de la ley. Les imploro que teman a Dios”, dijo.

“Cumple con tu deber sagrado y da un juicio justo. Incluso si el veredicto de hoy es injusto, sigo creyendo que el juicio de hoy será menor que el juicio de la historia. Y el juicio de la historia será menor que el juicio eterno. El juicio hecho por el mundo es menor que el juicio de Dios. Aunque me juzgues injustamente y me condenes, como cristiano tengo el honor de sufrir por la justicia y no por el pecado. Sufrí por mantener la fe y la verdad, no por delinquir”, añadió.

“El Señor Jesús dijo en la Biblia, bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Fui redimido del juicio eterno por la gracia de Dios y fui salvo y justificado por la fe en Cristo. Pero vosotros no habéis oído el evangelio del Señor Jesús. El reino de los cielos está cerca, ustedes también necesitan arrepentirse”, concluyó.