Mujer dona un riñón a un hombre desconocido gracias a una solicitud de oración en Facebook

Roy McIntosh, de 48 años, recibió un trasplante de riñón en el Hospital Virtua Our Lady of Lourdes de Camden, gracias a una amable desconocida, Heatsher Schafer.

McIntosh necesitaba un riñón de tipo B+ y su esposa Toshira Maldonado-McIntosh decidió publicar un mensaje en el grupo de Facebook «The Laughing Christian» en el que pedía la oración por el estado de su marido en diciembre de 2021.

El post decía: «Por favor, oren por mi esposo para que Dios le envíe un donante de riñón vivo tipo B+», decía el post. «Creemos en Dios para que haya un milagro. Por favor, oren por él».

Toshira es una mujer de fe y, aunque no conocía a ninguno de los miembros del grupo, se sintió guiada a pedir que se orara por ella. Mientras tanto, a más de 1.700 millas de distancia, en Harker HeightsTexas, Heather Schafer, una esposa de militar, vio el mensaje y decidió hacer algo al respecto.

Leí el mensaje y pensé: «Esto es para mí», dijo Heather. «De alguna manera supe que tenía un papel que desempeñar. Así que le envié un mensaje a la señora unos 30 minutos después y le escribí: ‘Soy B+ [tipo de sangre] y me gustaría ver si puedo donar mi riñón’».

Toshira no estaba segura, pero le dio a Heather la información de contacto del coordinador de donantes vivos y tuvo la esperanza de que Dios respondiera a su oración. «¿Qué probabilidades hay de que un caribeño de Nueva Jersey y una escocesa que vive en Texas se encuentren, y mucho menos que sean compatibles?», preguntó.

Heather y Roy se sometieron a muchas pruebas durante varios meses que demostraron que eran una pareja perfecta. Heather ha documentado su viaje en YouTube, en una serie de vídeos llamada «Aventuras con mi riñón». Dijo: «Hacer los vídeos me ayudó a organizar mis propios pensamientos y a explicar el proceso a mis seres queridos. También esperaba que compartir mi historia eliminara parte del misterio y ayudara a otras personas a considerar la posibilidad de convertirse también en donantes de órganos», dijo Heather.

Ahora, tras el exitoso trasplante de riñón, Roy ya no necesita la diálisis que antes recibía durante 3 días a la semana, 5 horas al día. «Me siento 20 años más joven», dijo. Sabe que era el plan de Dios para emparejarlos.

Roy, su mujer y cuatro de sus cinco hijos se reunieron con Heather y sus dos hijos, ocho semanas después de la exitosa operación. El reencuentro, entre lágrimas, tuvo lugar en el jardín delantero de Roy y cimentó el vínculo entre las dos familias para siempre. «Queremos a Heather y le estaremos siempre agradecidos», dijo Roy.

En cuanto a Heather, concluyó diciendo: «Perfecta desconocida, perfecta pareja, perfecto Dios».