Niño indígena con pensamientos suicidas es rescatado por misioneros y su familia se convierte a Cristo

El testimonio compartido por Christian Aid Mission, explica que Roberto de 11 años sufría de constante problemas emocionales y aprendizaje mientras asistía al centro educativo del programa misionero dela organización.

A través de los dibujos que realizaba, quienes estaban a cargo de sus evaluaciones se dieron cuenta de que el pequeño tenía pensamientos suicidas, por lo que inmediatamente tomaron acciones para ayudarlo y evitar una tragedia.

El equipo se puso en contacto con la familia, en donde conocieron que el padre del pequeño es adicto a las drogas y eso le había causado problemas para socializar con otros; así estos llegaron hasta la casa del niño y le pidieron a su madre que permitiera que el niño pudiera alojarse por un tiempo en el centro educativo de Christian Aid.

“Dos meses después de permanecer en nuestro centro, Roberto confesó que se quería suicidar”, decía Christian Aid en la publicación.

“Nuestros misioneros compartieron el amor de Cristo con él, y este niño aceptó a Jesús”, agregaron.

Al pasar más tiempo en un mejor ambiente y con constantes enseñanzas de Jesús, la salud mental del niño mejoró en gran manera, su rendimiento escolar también y le ayudó a crear mejores relaciones con su familia y compañeros de clase.

Gracias a que la vida del pequeño Roberto mejoró por toda la ayuda recibida de parte de la organización misionera, los padres del niño aceptaron a Jesús y comenzaron a estudiar la palabra de Dios.

“Como resultado de la buena marcha de la vida de Roberto, sus padres también recibieron a Cristo y comienzan a ser discipulados. Damos gracias a Dios por esta familia que fue transformada por el poder de Dios”, explicó el testimonio.

Con una mayoría católica, problemas de pobreza y delincuencia, el equipo de Christian Aid Mission tiene un gran alcance en la población mexicana, especialmente en las comunidades indígenas.