Obispo mexicano criticó al gobierno por su estrategia de seguridad, y exigió resultados

Varios miembros de la Iglesia católica en México se encuentran realizando llamados para frenar la ola de violencia que azota en diversas regiones del país.

De esta manera, el obispo de Cuernavaca, Morelos, Ramón Castro, aprovechó la octava Caminata por La Paz que se realizó en esa ciudad, para criticar la estrategia de seguridad implementada por el gobierno federal, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ante cientos de personas, el religioso indicó que la política conocida como “abrazos, no balazos”, no está funcionando para combatir la delincuencia, e incluso la calificó como “complicidad”.

“Nunca será lícito ni legal que la autoridad civil claudique de su responsabilidad en materia de seguridad y paz social, para eso tienen el poder y uso legítimo de la fuerza. Abrazos, no balazos es demagogia y hasta cierto punto complicidad, autoridades no fallen, cumplan su función, garanticen con hechos la seguridad”, dijo.

Para argumentar esto, el obispo se basó en una encuesta de la consultora Mitofsky, en donde se revela que el 70 por ciento de los mexicanos opina que el gobierno debe enfrentar al crimen con el uso de la ley, mientras que el 62 por ciento piensa que es incorrecto proteger la vida de los criminales al evitar la confrontación.

“Por eso, hoy, la Iglesia se ha sumado a este razonable clamor popular”, expresó el sacerdote ante los feligreses que le acompañaron en la marcha, que después de dos años de pandemia se realizó de forma presencial.

“El dolor de la cruz se vuelve más intenso por tanta sangre inocente derramada a lo largo y a lo ancho del país. Los índices de violencia y sus estructuras de muerte, se han desbordado e instalado en nuestras comunidades, desfigurando a la persona humana, y destruyendo la cultura de paz”, agregó.

Cabe señalar que la crítica de Ramón Castro, se suma a la de otros obispos del país, tras el asesinato de los padres Jesuitas en Chihuahua.

La Iglesia pidió al gobierno federal revisar las estrategias de seguridad que “están fracasando” en el país, y convocó a un diálogo nacional para emprender acciones “inteligentes e integrales”, y conseguir la paz.

A través de un comunicado, emitido tres días después del asesinato de los dos sacerdotes y un guía de turistas en el noreste de México, los obispos insistieron en la necesidad de escuchar a los miles de ciudadanos, víctimas y académicos que están pidiendo un cambio en la estrategia de seguridad.