«Así aprendí mi fe»: Stephen Curry destaca la importancia de leer Biblia con sus hijos siguiendo el ejemplo de sus padres

El conocido jugador de la NBA, Stephen Curry, ha expresado recientemente como la lectura diaria de la Biblia le ha concedido por años la formación de una vida integral dentro del camino del Señor.

Curry quien es ganador de dos MVP de la NBA y completamente abierto con su fe cristiana, resaltó la importancia que tiene la palabra de Dios en la vida, y mucho más como ésta es el cimiento de los valores en la crianza de los niños.

El jugador hizo un énfasis en que fue a través de sus padres en donde comenzó a llenarse de la Biblia y que ese mismo ejemplo es el que desea transmitir por completo a sus hijos, que existiendo tantos libros siempre prefirió leer el Evangelio junto a sus padres.

«Mis padres leen muchas historias de la Biblia conmigo. Así es como aprendí mi fe, por lo que es muy significativo para mí compartirlas con mis hijos», dijo Curry a Fatherly, durante el lanzamiento de su libro infantil “I got a Superpower”.

«Pero no había una serie o libro específico que hubiera hecho fila para compartir con mis hijos. Traté de estar abierto a lo que les interesaba. Ahora tienen la edad suficiente para tomar su iniciativa. Llegan a casa con Dork Diaries y ese tipo de cosas. Me encanta el hecho de que me estén leyendo ahora. Ellos son los narradores y yo soy la audiencia, y eso hace que la hora de acostarse sea más divertida», agregó explicando la dinámica que mantiene con sus tres hijos.

Asimismo dijo que por todos los medios trata de siempre estar en contacto con sus tres pequeños mientras está viajando por trabajo, explicando que la tecnología lo ha ayudado mucho y que aun así valora el esfuerzo que sus padres lo hicieron sin tal recurso, lo que representa para él un gran ejemplo de crianza.

«Somos afortunados de tener FaceTime cuando estoy de viaje. Mi papá viajó mucho durante sus 16 años en la NBA, y no sé cómo mis padres lo hicieron sin tecnología. Durante la temporada baja, tengo mucho más tiempo con mis hijos, así que estoy tratando hacer tantas cosas divertidas como sea posible y hacer pequeñas cosas como asistir a sus prácticas. Compartir el automóvil es un momento increíble. La belleza de esto es que llegas a apreciar todas las pequeñas cosas que parecen un poco mundanas o rutinarias”, contó.

En cuanto a su nuevo libro, “Yo tengo un Superpoder”, se basa en la historia de Hughes de 8 años, a quien le encanta jugar baloncesto, con el que espera ayudar a los niños a la fácil comprensión de un trabajo duro sin dejar de tener una actitud positiva, valores que afirma tener inculcado desde niño.

«Crearon un entorno en el que aprendí desde el principio cómo responder al fracaso. Jugué en una pelota de baloncesto AAU para menores de 10 años cuando tenía 9 años, así que era el más joven del equipo. Y hubo un gran momento en el juego del campeonato nacional en el que fallé un tiro libre para empatar el juego y el siguiente uno también. Entonces, al fallar esos dos tiros libres, perdimos el juego. Mis padres me apoyaron mucho durante esos momentos. Incluso ahora, las emociones que experimento cuando pienso en ese momento son muy tangibles. Y el poder de eso La experiencia me ha ayudado a aprender a no tener miedo al fracaso”, expresó.

«Siempre les digo a mis hijos que tienen que probar cosas y, a veces, no va a funcionar. A veces lo hace, pero todo lo que controlas es tu enfoque y atención. Se trata de tu enfoque de la vida. Mis padres sentaron las bases para creencia y confianza que pueden prepararlo para cualquier momento y no tener miedo de cuáles podrían ser las consecuencias o cuáles serán los resultados», finalizó.