El Tribunal Supremo rechaza reautorizar la guía de deportación del gobierno de Biden

El Tribunal Supremo rechazó el jueves la solicitud de la administración Biden de restablecer una política que limita los arrestos de inmigrantes indocumentados y obliga a aplicar prioridades de deportación.

En cambio, el tribunal dijo en una breve orden en la cual no dio razones, que tomaría una apelación del caso y escucharía los argumentos del caso en diciembre.

Las reglas de prioridades de deportación ordenadas por el gobierno de Biden a los oficiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) son que prioricen la detención de los inmigrantes que cruzan la frontera que representen una amenaza para la seguridad nacional y pública, y que consideren dar un respiro a los inmigrantes con factores atenuantes.

En septiembre de 2021, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, ordenó a los agentes de ICE que arrestaran a los inmigrantes que se considera que representan una amenaza para la seguridad pública o la seguridad nacional y a los migrantes que recientemente cruzaron ilegalmente una frontera de EE.UU.

Esas reglas, parte de un esfuerzo más amplio de la administración de Biden para remodelar las funciones de aplicación de la ley de inmigración de ICE, generalmente protegen a los inmigrantes no autorizados que llegaron a EE.UU. antes de noviembre de 2020 del arresto y la deportación si no han cometido delitos graves.

Pero funcionarios republicanos en Texas y Louisiana convencieron a un juez federal de anular esas reglas de Mayorkas bajo la premisa de que carecía de la autoridad para emitirlas.

El juez Drew B. Tipton de la Corte Federal de Distrito de Victoria, Texas, estuvo de acuerdo y emitió un fallo que bloqueó el uso de las pautas migratorias del gobierno en todo el país. Un panel unánime de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de los Estados Unidos, en Nueva Orleans, se negó a suspender ese fallo.

Es poco probable que la suspensión de la guía para priorizar arrestos y de deportaciones de ICE coloque en peligro de ser deportados a los aproximadamente 11 millones de inmigrantes no autorizados del país, pero la suspensión temporal de su aplicación podría conducir a acciones migratorias más amplias, como es el caso de los arrestos de inmigrantes a quienes los agentes recibieron instrucciones previamente de no detener.