Japón pretende reactivar 17 reactores nucleares para evitar una crisis energética

La crisis energética que comienzan a experimentar naciones como China, donde debido al calentamiento global se están secando muchos de los ríos que hasta hace poco generaban energía mediante centrales hidroeléctricas, provocó que las autoridades japonesas hayan decidido volver a apoyarse en la energía nuclear.

En 2011, debido al accidente registrado en la central de Fukushima, el gobierno nipón entró en un “apagón nuclear” e impuso criterios de seguridad más estrictos relacionados con el aprovechamiento de dicha energía.

Sin embargo, bajo el pretexto de reducir sus emisiones de CO2 y frente al temor de quedarse sin electricidad en el invierno, el primer ministro Fumio Kishida decidió dar un giro a la decisión de mantener quietas a sus centrales nucleares.

En este sentido, proyecta la construcción de una nueva generación de plantas nucleares, pero además pretende extender más allá de los 60 años la vida útil de los reactores con que cuentan.

Otro de los puntos que generarán controversia en los próximos meses en la comunidad japonesa está relacionado con la reactivación de 17 reactores, los cuales ya deben estar operando en el verano del próximo año.

Durante un encuentro de la iniciativa gubernamental llamada “Green Transformation”, el funcionario abrió la puerta para presentar próximamente más modificaciones en la visión energética de su país.

“Japón debe ir resolviendo sus problemas de cara al futuro mientras promueve la transformación energética. En cuanto a las plantas nucleares, además de asegurar la operación de los 10 reactores que ya están en línea, el gobierno encabezará un esfuerzo para hacer todo lo posible por reiniciar las otras cuya seguridad ha sido aprobada por la agencia nuclear del país”, subrayó.

No obstante, en esta nueva línea de política que se pretende seguir en Japón existe la controversia de que solo unos cuantos de los 42 reactores nucleares que construyó han superado los nuevos estándares de seguridad.

Lo único claro es que el objetivo del gobierno nipón es aumentar el suministro eléctrico del país entre 20 y 24%, lo cual solo es posible mediante el aprovechamiento de la energía nuclear.