La “guerra de visados” entre China, Japón y Corea del Sur por el nuevo brote de covid

Las ya difíciles relaciones entre China y sus dos mayores vecinos orientales se han tensado un poco más con la nueva “guerra de visados”.

Pekín suspendió la emisión de visas de corta estancia a viajeros de Corea del Sur y Japón, como represalia por las restricciones de estos países a visitantes procedentes de China por la ola de covid.

El gobierno chino aseguró que mantendrá vigente la medida para Corea del Sur hasta que este país elimine sus “discriminatorias” restricciones de entrada.

Japón y Corea del Sur no son los únicos países que imponen limitaciones de entrada a los viajeros de China, inmersa en una ola de casos de covid, aunque sí son de los más estrictos.

¿Restricciones con base científica?

La semana pasada Corea del Sur dejó de emitir visados de turista a viajeros provenientes de China, lo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Pekín calificó como “inaceptable” y “poco científico”.

Japón permite la entrada de viajeros desde China, siempre que den negativo en una prueba de covid.

Aunque esta política es similar a las de Reino Unido y EE.UU., Tokio también limitó los vuelos desde China a ciertas ciudades japonesas.

Las embajadas chinas en Seúl y en Tokio confirmaron las nuevas restricciones de visado a viajeros surcoreanos y japoneses.

China reabrió el domingo sus fronteras por primera vez desde marzo de 2020 como parte de la suspensión de su política de “covid cero”.

Sobre las últimas restricciones de visado a China, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur indicó a la BBC que su política obedece a “evidencia científica y objetiva”.

Según la Agencia de Prevención y Control de Enfermedades de Corea del Sur, aproximadamente un tercio de las personas que llegaron de China antes de aplicarse las restricciones de visado dieron positivo por covid.

Las experiencias de los viajeros

En el aeropuerto internacional de Incheon, el mayor de Corea del Sur y el único que todavía recibe vuelos desde China, las llegadas se someten al control de personal militar ataviado con equipos de protección.

La BBC logró hablar con algunos de los viajeros mientras los escoltaban al centro de pruebas del aeropuerto.

“Personalmente, creo que está bien. He pasado por cosas mucho peores durante esta pandemia”, declaró William, un empresario de Shanghái.

“Como viajero, solo trato de cumplir con las reglas en la medida de lo posible”.

Otra pasajera, sin embargo, expresó su disconformidad.

“En mi opinión, no es nada científico“, afirmó Emily, llegada de Hong Kong. Al igual que los viajeros procedentes de la China continental, ella estaba obligada a hacerse la prueba.

“Creo que es un poco injusto por su parte. Supongo que deben sentirse realmente inseguros”, lamentó.

Muchos surcoreanos defienden la necesidad de proteger a su país de la explosión del coronavirus en China, pero no todos están convencidos de que la medida tenga una motivación puramente médica.

Hay un elemento político y la relación entre los dos países no es buena. Muchos coreanos sienten animosidad hacia China y la culpan por el coronavirus”, explicó Jinsun, que se disponía a volar a Abu Dhabi.

Otra mujer que se dirigía a París de luna de miel dijo que quizá Corea del Sur no habría aplicado esas reglas si el país en cuestión no fuera China.

“Pero, de nuevo, hagamos lo que hagamos, China va a poner problemas”, alegó.

Miedo a una nueva variante

Las restricciones de Corea del Sur se prolongarán al menos hasta fin de mes, lo que daría tiempo a los científicos para analizar posibles nuevas variantes provenientes de China.

“En este momento no hay transparencia en China en cuanto al monitoreo de nuevas variantes. Si viene una nueva cepa de China, crearía una situación muy difícil para todo el mundo”, declaró a la BBC el profesor Kim Woo Joo, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Corea y asesor del gobierno.

“También sería un desastre para el sistema de salud de Corea. En este momento tenemos muchas hospitalizaciones y muertes, y nuestros ancianos no están suficientemente vacunados. Esto es lo que nos preocupa”.

Por el momento solo puede ingresar a Corea del Sur una pequeña cantidad de viajeros de negocios y diplomáticos de China. Deben dar negativo antes de la salida y también a la llegada”.

Un hombre chino que había dado positivo escapó de un autobús que lo llevaba a un hotel de cuarentena cerca del aeropuerto.