Luces delanteras inteligentes: nueva tecnología que podría cambiarlo todo

La tecnología avanza constantemente para innovar y traer nuevas soluciones que agilicen procesos y faciliten la realización de actividades del día a día. El sector automotriz no escapa de ello, siendo uno de los que constantemente recibe nuevas mejoras.

Desde el apartado mecánico, físico o estético, la tecnología ha mejorado de forma significativa con el pasar de los años, maximizando la fabricación de vehículos eficientes. Justamente, la siguiente generación estaría cerca de experimentar un cambio rotundo: luces inteligentes.

Puede parecer sencillo, pero no lo es. Desde su creación, las luces convencionales ayudan a tener mejor visibilidad en la carretera durante la noche. Sin embargo, una de las desventajas cuando se está en oscuridad pronunciada es el cegamiento del conductor que transita al frente.

Al estar todo oscuro, algunas luces delanteras ciegan por completo a la persona que conduce sobre el otro carril y se topa de frente con ellas, representando un riesgo considerable de accidentes.

Hasta febrero del presente año, los vehículos en Estados Unidos debían tener luces altas o bajas, nunca ambas o alguna combinación entre las dos. Sin embargo, ahora se podrá adaptar el brillo e intensidad de forma inteligente gracias a la aprobación de una regulación que entró en vigencia durante el recién mencionado mes.

Faros inteligentes

¿Qué tienen de inteligentes si solos son luces o faros LED?, probablemente esta pregunta se la realiza más de una persona. Realmente son inteligentes, pues trabajan bajo un sistema de una o más cámaras que tienen por objeto evaluar la carretera, así como también los autos que se aproximan, ajustando el brilla e intensidad de la luz para evitar cegar al conductor.

Incluso, algunas tecnologías aplicadas para estos faros son capaces de detectar peatones, animales, e incluso, emitir señales visibles sobre la carretera. Ford ha sido una de las compañías que trabaja en este apartado, al igual que Mercedes-Benz y Audi.

Puede que falte para incorporar esta tecnología al mercado, pero sin duda alguna representa un gran avance para la iluminación sobre la carretera, elevando los estándares de seguridad y facilitando cada vez más el proceso de conducción para las personas.