Ola de calor excesivo tiene bajo alertas a 100 millones en Estados Unidos

Más de 100 millones de personas en los 48 estados inferiores de Estados Unidos están bajo alertas de altas temperaturas el jueves, cuando continúa una ola de calor que ha impuesto temperaturas sofocantes que se han disparado hasta 115 grados F en los últimos días.

Alrededor de 60 millones de estadounidenses en al menos 16 estados experimentarán máximos de tres dígitos el jueves, según el Servicio Nacional de Meteorología y en otra media docena de estados más las temperaturas pueden superar los 90 grados.

Las advertencias de calor excesivo o los avisos de calor cubren varias regiones, incluido el Valle Central de California, desde Las Vegas a Phoenix en el suroeste,; desde San Antonio a Birmingham, en Alabama en el sur, y desde Myrtle Beach en Carolina del Sur hasta Boston a lo largo de la costa este.

Las principales ciudades del noreste del país experimentarán temperaturas máximas cercanas a los 95 grados el jueves y se sentirán de 5 a 10 grados más calientes por los niveles de humedad sofocantes.

Se pronostica un calor aún más intenso para este fin de semana: Washington D.C. podría alcanzar los 100 por primera vez desde 2016, lo que llevó a declarar emergencia por calor hasta el lunes.

La causa del calor excesivo es una cresta de alta presión conocida como “domo de calor“, que se centra sobre el suroeste, pero se flexiona a veces tan al este como el Atlántico Medio.

Debajo de estos domos de calor, el aire se hunde, despejando la capa de nubes lo que permite que el sol golpee implacablemente. Encima de la cúpula de calor está la corriente en chorro, que marca la periferia sur del clima más frío.

Cómo prepararse y conocer los riesgos de una ola de calor

Si sabes que se avecina una ola de calor, planea las actividades de esos días. Evita las que sean extenuantes al aire libre, si es posible, o planea realizarlas durante las horas más frescas del día.

Las personas que tienen que estar al aire libre, deben toma medidas para protegerse del calor, como vestir con ropa holgada, liviana y de colores claros y protegerse del sol con sombreros, anteojos de sol y protector solar.

Si crees que una persona puede estar sufriendo un golpe de calor, busca ayuda médica de inmediato. Llama al 911 o al número local de servicios de emergencia.

Mientras tanto, toma medidas de inmediato para enfriar a la persona afectada llevándola a la sombra, quitando exceso de ropa y tratando de enfriarla mientras se espera por el tratamiento de emergencia.