Walmart despide a alrededor de 200 empleados corporativos tras anticipar menores ingresos

El gigante minorista Walmart inició una ronda de despidos de alrededor de 200 trabajadores en puestos corporativos justo una semana después de que recortó su perspectiva de ganancias y advirtió que los consumidores habían reducido los gastos discrecionales debido a la inflación.

La información, que fue publicada por diversos medios como The Wall Street Journal CNBC, apuntó que las salidas se concentran en la sede central de la empresa y otras oficinas corporativas como parte de una reestructuración, que afecta a varios departamentos.

Según una fuente anónima citada por ambos medios, se estarían recortando unos 200 puestos de trabajo.

En un comunicado a CNBC, el gigante minorista describió los despidos como una forma de “posicionar mejor a la empresa para un futuro sólido”.

Anne Hatfield, una portavoz de Walmart, se negó a comentar qué divisiones se vieron afectadas, pero dijo que el minorista todavía está contratando en partes de su negocio que están creciendo, incluida la cadena de suministro, el comercio electrónico, la salud y el bienestar y las ventas de publicidad.

Los compradores están cambiando. Los clientes están cambiando”, dijo. “Estamos haciendo una reestructuración para asegurarnos de que estamos alineados”.

Walmart es el mayor empleador privado de Estados Unidos; a inicios de este año contaba con unos 1.7 millones de trabajadores del total de 2.3 millones que tiene en todo el mundo.

Gran parte de sus empleados son contratados por horas, pero la compañía tiene también miles de puestos fijos en su sede central y otras oficinas.

La compañía, vista como un indicador de la economía de EE.UU., preocupó a los inversores el 25 de julio pasado, cuando recortó su pronóstico de ganancias trimestrales y anuales.

Walmart dijo que se está viendo obligada a rebajar productos de moda y otros artículos para poder darles salida ante la falta de ventas. Según la empresa, los consumidores han reducido su gasto en muchos ámbitos a causa de la subida de precios de alimentos y combustibles.

Esa advertencia tuvo un efecto negativo en el sector minorista, arrastrando a la baja las acciones de empresas como Macy’s y Amazon, y lanzando una alerta sobre la salud del consumidor estadounidense.

Best Buy también recortó su pronóstico de ganancias y ventas, diciendo que estaba viendo una disminución de la demanda de productos electrónicos de consumo.